Feeds:
Entradas
Comentarios

 

Pásame que se me pon

cara de llunes cuando toi solu.

Qu’hai xente cola muerte

tres los sos güeyos

y yo nun puedo facer nada.

Que más deprendo

de mio pá cuando-y digo

que nun tien razón.

 

Pásame que yá nun escribo

pela nueche

y que yá nun creyo en dios

nin nel espeyu.

Que soi un poco Bakunin

y a naide-y importa.

 

Pásame que dexar de querete

ye como morrer

                     namás qu’espierto.

 

Ricardo Candás (Xixón, 1977) tien espublizáu’l llibru Quiciás seya payares (2006)

 

A los felechos me remito, a los martiellazos

de tobizu que claven fracasu na corteya

de los salgueros. Hubo sílice, habrá

cadabra, pata de cobre, aleación

estrullao escontra’l filu

del alcohol. Cuartu menguante. Cuando aínda

se podría buscar el pulsiu

nes víes del tren. Dello ocle

palpitaba como enromadorios: esguilaba

pela espluma cruxente, esperazábase haza’l sol

enrueñándose nos corcovos de los delfines,

esos rescamplíos azules d’aceru xugoso. Al floriar

per mayu, los raigaños de los mástiles

desordenaben los tesoros somorguiaos. Yera tan hermoso

entós tener alfabetu, a b c dis frutando tanto

tanto

con sólo tanto. Daquella Edá del Fierro

vien esta zuna por mazcar bisagres.

 

Héctor Pérez Iglesias (Llanera, 1978), amás d’un llibru en castellán, tien espublizao Prisión de náufragu (2005) y L’amarga cazumbre (2008).

 

Trabayen na escombrera

manos

de muyer.

Miren a la cámara

enllenes de Norte y fame.

Son carboneres.

Pantasmes d’un mundu

que nun-yos pertenez.

Escures sombres

nuna tierra estraño.

 

Perdíes,

ensin campanes

qu’esconxuren

el nuberu y la derrota.

 

Chechu García (L’Entregu, 1970) tien espublizaos dos llibros: Les coraes de la roca (1999) a comuña con Martín López Vega, y Teseles (2003).

 

Contra cuála rosada esfrecerá la fiebre,

qué nuevu marafundiu xorrecerá na almuada,

en qué llabios habrá nuevos naufraxios.

 

Quién abrirá caminos pente’l h.uebu,

a qué constelación se tornarán los güeyos,

rotu’l recuerdu –inútil astrolabiu.

 

Cuandu ondee l’olvidu las sos prietas banderas,

¿ónde llevantaremos nuevos templos

pa los nuevos dioses qu’inventemos?

 

Concha Quintana (Llanes, 1952), y la poeta más destacada de la primer promoción del Surdimientu, pero permanez inédita en llibru por voluntá propia.

 

Desprecian cuanto ignoran

Antonio Machado

 

Nel conceyu de Casu tolos díes muerre un árbol.

Los guardamontes nun son a evitalo

porque l’orpín que los mantién

siempre queda entalláu nel cielu avaru.

Ansí, l’arboricida fa de la vida, tucón espantible, lluz restorcía.

Tucón, lluz deslucía’l cuerpu de to.

Hachu, llegre llimaz, l’orbayu güarión.

Y árbol casín, namái árbol de muerte, yo.

 

Manuel Asur (La Güerta, 1947) tien espublizaos seis llibros: Cancios y poemes pa un riscar (1977), Camín del cumal fonderu (1978), Vívese d’oyíes (1979), Congoxa que ye amor (1982), Destruición del poeta (1983) y Orbayos (2002), amás de l’antoloxía Poesía (1976-1996).

 

A L. C. T., por esi primer día

 

Si yo fuere Dios

(hai una probabilidá ente 6.000 millones)

detendría’l lentu pasu de les páxines

nos llibros d’historia naquel día d’agostu.

Viviría (sonreiría, respigaríame)

na mesma fueya del calendariu,

cola idéntica lluvia nos cristales y el mesmu sol enxugándola

y los periódicos repetiríen titulares eternos.

Les ventanes veríennos andar xuntos peles mesmes cais,

despertar la lluz y sentir llegar el día escalecíu ente les nueses manes.

 

Si yo fuere Dios

(tranquilos, ye una a 6.000 millones)

condergaría a tola humanidá

a vivir na rutina d’aquel llonxanu día d’agostu

y llograría, por fin, vivir pa siempre en ti,

poder tocar toles mañanes la to presencia,

escuchate cuando pronuncies les palabres máxiques

qu’esconxuren l’esiliu permanente de la soledá,

ser feliz al perder la memoria de los díes pasaos

cuando’l futuru ye namás la sonrisa del presente.

 

Pablo Rodríguez Alonso (Xixón, 1979) tien espublizáu’l llibru La lluz del nordés (2006)

 

Buscar dientro’l pechu y nun atopar

más que niebla y silenciu, tiempu y nada.

Querer llorar y nun poder, estériles

los mios güeyos. Abrilos pa volver

al color gris de la tarde gastada,

los inútiles trastos de la vida

dormíos baxo’l polvu desprendío

de cada día que nun foi feliz.

Llegar al fondu final d’otru día

col cansanciu como una yedra negra

corrompiendo l’alma y rogar

que tean abiertes les puertes del sueñu.

 

Héctor Blanco (Uviéu, 1979) tien un llibru espublizáu: Nortiando (2005)