Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘Lluís Fano’ Category

 

O victory forget your undewear we’re free.

Howl, Allen Ginsberg

 

Un timbrazu vital sescudióme esta mañana

al entérame Allen Ginsberg qu’andabes yá muertu.

Col periódicu nes manes delantre la to semeya serena

sentí l’escozor del xostrazu nel alma.

 

Un tiempu especial siguió darréu,

un minutu de silenciu, mestu, enllenu,

qu’entamé abriendo la pesllera pal recuentu,

y les alcordances que son d’agua,

d’una agua abisal, persalao y escuro,

derramáronse como un gas y intosiquéme.

Sentí los caloríos xeladores de la to poesía

amiyando en travelling descriptivu ensin pilancos,

bayura de música sincopada, melopea d’imáxenes,

de sensaciones, táctile, duce, desgobetada, anunciadora:

y desbocáu yá en puru braille pesllé los güeyos;

coles yemes de los deos en pulimientu

pel llombu de les palabres químicamente prietes,

nes rengleres que daben fe d’una muerte,

la tuya mismamente,

alendé un rixu alitador y averéme más a la vida;

y neses yemes, nesi minutu sentí’l Howl como aleluya,

como un góspel d’amor en catarata,

un glayíu emocionáu de milenta llobos

qu’avanzando en corrigüela cubriera col mantu de les palabres

les esnudeces, la vergoña d’un cuerpu inmensu,

el mapa espiritual de la to América:

 

la del millón de trosquistes a la gueta d’un partíu;

la de la célula comunista de la to ma,

como camín primerizu de conocimientu;

la de la to sexualidá, tan gaya, canciada con un megáfonu;

la de les meyores mentes d’una xeneración arrastrándose alloquecida;

la qu’esmuz de les troles del home blancu,

troles que dan risa y faen dañu;

l’América de la primera yerba, la de Whitman,

y la otra en comunión, tan narrativa;

la del jazz bi-bop al altu la lleva;

l’América del tren de mercancíes coyíu en marcha,

enllenu de reis de la miseria y del misterio;

la de los vagamundos, anxelicales y tresparentes,

que diben experimentando una nueva forma de vida:

la de la muerte;

la de Denver, siempre Denver, como cruceru magnéticu, ciudá pantasma,

esa que siempre espera, atrapa, afalaga y nos allancia

espetándonos nel centru, na vertical, nel puntu cero

de les cuatro direcciones aboríxenes;

la de los primeros Ánxeles del Infiernu,

nesi intentu tan tuyu de querer redimilos quemándote con ellos;

la del zen erráticu como relixón lliberadora, solitaria, tan necesaria;

l’América regada col sangre anterior al tuyu:

la de les quinientes naciones tan arguyoses como desaniciaes,

la del “Carbón pa Mike” de Brecht, como seña a tolos Mike,

la de Saco y Vanzetti tan poéticamente sollutaos;

l’América d’esi coetáneu tuyu qu’abrió estaya:

la de Woody Guthrie, aquel Jose Afonso d’Oklahoma,

que yá se diera cuenta bien ceo que nun facía falta

cantar en portugués pa que’l mundu nun t’entienda;

esa América soterránea festexada de foguera en foguera en carrenderes:

estrumida, bebida, arañada, xemida, glayada, besada,

saludada, abrazada, esorcizada, suañada, materializada

nuna itinerante caravana de cuerpos tienros y mentes allumaes

que coles rodaes d’un coche foran rubricando a goma quemao

sobre’l mapamundi un interminable costa a costa

camudando la derrota lenta y visible del superviviente

nuna celebrada victoria fraterna pola única razón de siguir vivos:

la de los nativos, la de los llibertarios, la de los negros,

la de los presos toos, la de los probes;

gracies Allen Ginsberg por compartir contigo, colos tuyos,

la única ayalga, l’únicu enfotu, l’únicu horizonte planetariu

que nos xune y nos xunirá per siempre

nesti culebreante viaxe improvisáu que ye la vida:

la nuesa patria encesa de la llibertá eterna,

a ti Allen Ginsberg.

 

Lluís Fano (Mieres, 1961) tien espublizao’l llibru República de les yerbes altes (2004).

Read Full Post »

 

Alcuérdome del llugar que teníemos afayao pa escondenos,

la pasera de la estrada a la caleya n’embudu qu’estrenchaba,

el rodéu pal despiste pela facina d’alfalfa, aquellos felechos xigantes,

los lloreos guardianes, la pumarada xabaz, los benitales,

les cotolles xixilantes, coyotes de prau sollertes pa la dentada,

que los nudiellos, sacrificaos guerreros, daben el sangre.

 

República de les Yerbes Altes, xúrovos qu’asina yera’l so nome

puestu por nadie, por toos, como’l pueblu noma les coses;

fortaleza vexetal, tierra sagrao, reserva d’una nación de guah.es,

una dómina en que’l tiempu xelábase n’iviernu y fervía pel branu,

dacuando s’abría nun furacu secretu l’esconderite de la vida.

 

Lliteralmente entamando güelga a la mandrecha en llaberintu,

aína, apartando escayos, la escamplada pa les xuntances:

el tazu con amaques, polvorín de palos, piedres, delles llantes;

un rebalgu más penriba la Cabana de Tarzán empalizada,

tendeyón mal afechiscu, mas pa nós el meyor paciu,

con xaceda en pación seco, un estoyu secretu y arrecendor a fenoyu,

la talamera con cuerdes, dende filos de bramante a les brengoses llories,

culiebres manses, dispuestes p’arreyar cualquier deseyu.

 

Alcuérdome del fondigón qu’ocupábemos pa les contiendes;

daquella yéremos tan grandes, que de les cañes del benital

facíemos carabines y tayábemos baquetes de la vara l’ablanu,

pa cebar esos cañones los lloreos entregaos apurríen les sos vagues;

guerres enllenes de muertos de risa y tregües pa les meriendes.

 

Lloreos protectores p’asolombrase, pa tentar en xustes la picarota,

torruxones pa vivir el placer de sentise salvu y solu a demanda,

oyendo mui dientro baltiar les coraes como un tam-tam poderosu;

salvu y solu al abeyu d’un mundu incomprensible qu’avanza

minutu tres minutu p’hacia ti y pides acuto y naide diz nada,

nesi intre de llercia puro baxes y esmúceste pal matu,

pal matu gordu, pa esa amazonía de neños, la infancia mesto del bosque,

creyendo despistar la pantasma d’esa empresa de mayores:

la nomada sociedá, enguedeyu enllén de servidumes,

xeroglíficu d’orde, tableru d’horarios y amenaces de cuartones.

Acuérdome del tarrén, de los collacios, del sangre nos nudiellos,

de los preseos pa la griesca, de les carreres competíes p’algamar la cotariella,

de les llárimes inconfesables en metá de la bayura, d’aquelles

troles en casa pa que nun día casaren tantes hores de risa y de batalla.

 

Coles vueltes que da la vida y el pasu de tantu almanaque

güei resquémame l’afuegu morbosu al acercame;

parez que quiero sentir redobles de tambor o campanaes a seques,

pero nada ruempe l’aire y un epitafiu anuncia muerte:

 

Camino privado / Prohibido el paso

 

L’exércitu d’ocupación d’aquella entelequia metió-y una dentada al monte,

una colonia de xalés torguen pa siempres cualquier vuelta.

Queda la dignidá de l’alcordanza de la república d’un neñu

y la certeza de que naquella represa taba’l formientu pa ser home.

 

Lluis Fano (Mieres, 1961) tien espublizao República de les yerbes altes (2004).

Read Full Post »