Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘Antón García’ Category

 

A Maya

 

Como l’aire na tarde d’aquel tesu

apacible y amable pa min yeres,

amiga, cuando m’ufríes nes manes

la lluz, y les tos palabres sonaben

secretes na solera de la nueche.

Llonxe, esparcíes pel valle, unes cases

maduraben al sol tebio del brano.

Xuntos sentiemos l’inquietu enredar

de los nenos, el ruxir de la yerba

onde una culuebra que s’esguilaba

texía ente nós l’amor d’estos versos.

Les seques palabres entretuviémonos

llabrándoles con voz ronco y allegre.

Naquel agosto amburaba la tierra

un ardiente, silenciosu deseyu.

 

 

Antón García (Tuña, 1960) tien espublizaos tres llibros de poemes: Estoiru (1984), Los díes repetíos (1989) y Venti poemes (1998), amás de l’antoloxía La mirada aliella (2007).

Anuncios

Read Full Post »

 

A Miguel Rojo

 

-¿Pal dolme…?

 

Sentada na vera del camín,

fecha entera de solombra y tiempu,

una muyer mui vieya espera igual que cada día

porque la nueche-y mande entrar pa casa.

Na tarde encesa d’aquel brano,

calma y seca, polvu y sede,

fierve’l mio sangre cuesta arriba.

 

-… Sí, miou nenu –diz tranquila-,

veis pul camín fragosu

dica la cabana derrotada…

 

Y entós calla buscando nel azul del cielu

la lluz de la sabiencia

qu’echar al mio costín:

-Pero ni ía dolme ni ía nada;

namás piedras unas enriba d’outras.

 

Asina ye la vida del mio pueblu,

la historia d’esta tierra,

esta llingua:

xunto a una casa derrotada

palabres como piedres,

                            montones de palabres

que son nada.

 

 

Antón García (Tuña, 1960) tien espublizaos tres llibros de poemes: Estoiru (1984), Los díes repetíos (1989) y Venti poemes (1998), amás de l’antoloxía La mirada aliella (2007).

Read Full Post »

 

Equí termina’l mundu,

nos frutales baltaos

nel güertu n’abertal.

 

Esta tierra ye entera un gritu

de páxaru que cai.

 

Mira la casa ferida,

l’horru escundarmáu.

Artos y ortigues texen

silenciu nes parés.

 

Per equí pasó la muerte

y yá nunca naide vendrá

que llevante estes teyes,

los cabrios y les trabes,

que prenda de nuevo’l candil.

 

Ciarra los güeyos.

 

El mio corazón tamién

ye’l país más derrotáu.

 

 

Antón García (Tuña, 1960) tien espublizaos tres llibros de poemes: Estoiru (1984), Los díes repetíos (1989) y Venti poemes (1998), amás de l’antoloxía La mirada aliella (2007).

Read Full Post »

 

En la casa impalpable tot s’atura

J. Vinyoli

 

A Lena

 

¿Sabes tu cuánto mide l’alcordanza?

Siempre cambia’l tamañu de les coses

que guardes na memoria,

                                               los caballos

qu’una nueche pasaron al avance

llevantando mochiques de les piedres.

Altos y escuros, baxaron l’alzada

a l’altura que tienen los tos güeyos.

El pozu aquel del ríu, mar inmensa,

el piélagu ensin fondu de la infancia,

malapenes ye otra cosa qu’un charcu

que crucies a pie ensuchu nel iviernu.

 

Por eso sé que nunca vas tornar

a la casa tan grande onde amasaben

el pan de cada día. Si volvieres,

mentirosa memoria, ¿qué tamañu

tendría la solera de la puerta,

el llar onde fervía la llabaza,

el reló de la paré, l’aparador,

el solláu qu’arrecendía a mazana

y la voz yá perdida de to vuela,

una muyer escura y de piel blanca

sentada yá pa siempre en siella ruedes?

Tres de les sos palabres sonará

el ruíu inconfundible de la corte,

la Pinta, la Pastora y la Careta,

vaques manses y amigues… ¿en qué agua

profundo vos quedaríen los güeyos

tristísimos mirando lo abesío?

 

De pequeñu la casa de to padre

yera una campa abierta al infinitu

que guardaba la piedra de los vieyos

y el so fríu. Cuántes tardes enteres

rebusquesti nes paredes de cal

alcordanza de los nomes antiguos

que rayaben a punta de navaya,

señes de xente qu’enxamás nun vieres:

Goyu 1837,

                       Guillermo 1921,

Antón, Xusé, Gonzalo, Milio, Xuaco…

y nunca, nunca un nome de muyer.

La vida va texendo al rodiu tuyu

una rede invisible d’alcordances,

un lluviellu qu’envuelve señaldá.

Si lo pienses, de qué xeitu tan raru

fora faciendo’l tiempu aquella casa:

un corredor arriba y otru abaxo,

tres cocines, un cuartu pa les pites

y la sala que llamaben d’acá

coles tables del soyu debasaes.

Per aquellos furacos escucabes

les vaques y mexábes-ys en llombu.

Yera una sala inmensa onde padrín

te deprendiera a andar en bicicleta.

Na escalera dilida que menara

la vida y la muerte de los que fueron

había unos clavos onde poner

les alimañes muertes, les fuínes,

les rapiegues, los llobos… y una gaita.

Los cadabres aquellos serenando,

la música callada y escaecida,

la casa regallada, les ventanes

ensin vidros, les puertes n’abertal…

¿anunciaben tal vez lo que t’espera?

Di, memoria, ¿qué midida han tener

estes coses?

                       Yo sé qu’aquella casa

quedó quieta nes vueltes que da’l tiempu

y agora ye otra cosa bien distinta,

una solombra mansa que va y vien

acompasando l’aire que respires.

 

Nun vas tornar a casa de to padre

porque sabes que nun regresa’l tiempu

y de volver, vida nueva sería

y otra medida tendría’l recuerdu.

 

 

Antón García (Tuña, 1960) tien espublizaos tres llibros de poemes: Estoiru (1984), Los díes repetíos (1989) y Venti poemes (1998), amás de l’antoloxía La mirada aliella (2007).

 

Read Full Post »